El costarricense Carlos Céspedes Martínez es el primer latinoamericano en ganar un campeonato mundial de futbolín .

Ganó ese título a principios de este mes en un torneo disputado en Dallas, Texas (Estados Unidos).

Allí disputó 16 partidos con competidores de 20 países (como Alemania, Estados Unidos, Argentina y Singapur) para obtener la victoria en la categoría “Rookie Singles”.

Ganó una mesa profesional, un trofeo y una chaqueta de campeón.

Este polifacético hombre de Tibás (músico, comerciante y jugador de futbolín) empezó a jugar a los 13 años en un sitio cerca de la iglesia de Heredia.

“Hace unos cinco años me di cuenta de que había campeonatos mundiales de futbolín y jugadores profesionales”, relata Saca .

Desde entonces, Céspedes se empeñó por participar en uno, con tan buen tino que lo ganó.
“La gente cree que esto es una vagabundería, pero no. Es un deporte, como cualquier otro, en el que hay que vencer los nervios”, dijo.

Organización local

El empeño de Saca y otros aficionados al futbolín llegó al punto de que aquí fundaron la Asociación Deportiva de Fútbol de Mesa Competitiva (Adfumeco).

La Asociación tiene su sede cerca del Hospital de la Mujer, en San José, y prepara un campeonato nacional para julio del otro año.

Esperan la participación de unos 1.500 jugadores.

Céspedes viajó a Estados Unidos con los jugadores ticos Gerardo Alvarado y Giovanny González.

Agradeció además el apoyo del costarricense Guillermo Mora, en Estados Unidos, y de American Airlines, que le ayudó con el boleto.

El campeonato fue organizado por la Valley International Foosball Association (Asociación Internacional de Futbolín del Valle).

La Nacion | 30 septiembre, 2003